parentesis.com/

Video: Reseña Samsung Galaxy S6 edge+

por: Carlos Peña Carlos Peña

9.4 Excelente
precio aproximado: $14,999
  • Pantalla con colores muy vivos y texturas nítidas.
  • Protección Gorilla Glass en cristal trasero.
  • Excelente cámara fotográfica.
  • Estabilizador óptico en cámara frontal.
  • 4 GB en RAM.
  • Precisión inconsistente en el lector de huellas.
  • No cuenta con ranura microSD.
  • La bocina está ubicada en un lugar impráctico.

Entre Parentesis

Si tienes un Galaxy S6 Edge no es una actualización urgente, pero si estás en busca de un Android con todo lo que la tecnología móvil puede ofrecer hasta el momento, sí necesitas leer a detalle el siguiente análisis.

Un diseño que se presume solo

Un nuevo Galaxy ha llegado a México y aunque parece no ser completamente nuevo, sí promete robar muchas miradas dentro de la gama Premium. Su diseño está 100% inspirado en su antecesor, incluso, si no fuera por el hecho de que esta versión “plus” es notablemente más grande que el S6 Edge normal, hasta podríamos decir que se ven como el mismo teléfono. En la parte superior ya no tiene el puerto infrarrojo pero eso es un detalle que sólo los más observadores notarían y que para ser franco, dudo mucho que sea algo que a la gente le parezca relevante.

 

La diferencia de dimensiones se deben a que la pantalla ahora es de 5.7 pulgadas, afortunadamente en la anchura no hay un crecimiento abismal, por lo cual, se puede sujetar con mucha firmeza con una sola mano, pero en lo largo sí se nota el cambio, ya que mide 15.4 cm, casi 1 cm más que el antecesor y que créanme sí son notables a la vista. Personalmente me parece que el tamaño del S6 Edge es mucho más manipulable y menos estorboso pero también entiendo que hay muchas personas para las que el tamaño del teléfono (hablando específicamente de la pantalla) sí les convence más –cuando se ve y se siente grande.

 

Respecto a los materiales y acabados, como ya lo mencioné anteriormente, tenemos todo exactamente igual y mi opinión sigue siendo la misma: es un teléfono muy elegante, el más atractivo en cuestión de diseño que ha hecho la marca porque combina plástico, cristal y metal en un mismo cuerpo y a diferencia del  Xperia Z1, Z2 y Z3, no se le impregnan tan fácilmente las huellas dactilares. Sí sucede, pero es menos propenso.


Pantalla curva: sin innovación funcional

El principal atractivo de la línea Edge es la curvatura de su pantalla por ambos lados y sí se ve muy original pero tampoco creo que sea lo que más vas a disfrutar del teléfono. Cuenta con un par de funciones que no son nuevas porque ya las habíamos visto en el primer S6 Edge: contactos frecuentes ordenados por colores, reloj de buró, sistema de notificaciones especial para los contactos frecuentes y acceso directo a las cinco aplicaciones más usadas.

 

Ésta última función sí resulta útil en el día a día, ya que sólo tienes que deslizar tu dedo en la curvatura para abrir directamente Twitter, Facebook, Spotify, YouTube o lo que sea que utilices con más frecuencia pero mi punto central en este apartado es que a pesar de que es la característica que le da nombre al teléfono no esperes que tenga la súper innovación y que tampoco creas que hay una evolución en funciones respeto al anterior. En todo caso la mejor experiencia que he tenido con pantallas curvas en Galaxy sigue siendo la del Note 4 que tenía una curvatura más pronunciada por lo cual era posible –además de todo lo anterior– ver notificaciones y correr algunas aplicaciones especiales para esa parte de la pantalla.

 

Lo que considero uno de los principales atractivos del teléfono es la pantalla, resolución QHD (1440 x 2560 pixeles) con 518 ppi y tecnología Super AMOLED para un despligue de colores que hace que no importa si es un video precargado, de YouTube o uno que tú mismo grabaste con tu cámara, se vea impecable. Como extra también es importante decir que cuenta con Gorilla Glass de 4 generación en el cristal de atrás, razón por la que no se raya tan fácil (como sí sucede con los Xperia Z, por lo menos hasta la tercera generación).


La experiencia de llevar un S6 edge+ en el bolsillo

No me cabe duda que llevar un teléfono como éste es tener las herramientas para hacer todo lo que se supone que un celular tiene que hacer. Si quieres tomar una fotografía el teléfono integra una cámara de 16 megapixeles que funciona muy bien tanto de día como de noche, incluso cuenta con un modo manual para poder tomar fotografías con características muy específicas que aquellos que apreciamos el arte de la imagen y dominamos los conceptos básicos de la foto –sin ser profesionales– disfrutaremos infinitamente. No es el único teléfono que tiene este modo manual pero si a esto sumamos la apertura del sensor, el estabilizador óptico y la interfaz de la cámara sí te deja más satisfecho que modelos de otras marcas.

 

La cámara frontal también funciona perfecto con sus 5 megapixeles y debo confesar que aunque cuando empezaron a salir los primeros teléfonos con ángulo de visión amplio pensé que era un simple capricho, hoy que ya se está estandarizado en las cámaras frontales de muchos teléfonos, me molesta cuando abro la cámara frontal de uno y su ángulo de visión es el tradicional (cof cof, iPhone). La cereza en el pastel de este lente es que también tiene estabilizador óptico así que al grabar videos con la cámara frontal el movimiento es mínimo, algo muy atractivo para los que estamos metidos en aplicaciones como Instagram, Vine, Periscope e incluso para sacarle mejor provecho a la nueva función de Samsung para streaming vía YouTube.

 

Al momento de ver videos tuve el primer conflicto con el celular y es que a pesar de que la pantalla se ve muy bien y la calidad de sonido es buena (no la mejor para ser sinceros como presumieron durante su presentación) el diseño de las bocinas no me parece que sea el mejor logrado, sobre todo después de haber probado un par de teléfonos con doble bocina en donde se demuestra que tener un sistema doble de bocinas y colocarlas en la parte frontal del teléfono brinda una mejor experiencia. Entiendo que por la estética de este Galaxy no se presta, así que la solución es sujetar el teléfono tratando de no tapar con tu mano la bocina.

 

En cuestión de desempeño sólo tengo un “pero” qué ponerle. Por un lado no queda lugar a dudas que es un teléfono potente, cuenta con un procesador Exynos 7420 de ocho núcleos (1.5 GHz + 2.1 GHz) y una memoria RAM de 4 GB, lo cual es probablemente más una estrategia de mercadotecnia por intentar ser “el primero” o “el más poderoso” pero creo que en experiencia de usuario se sentía igual de veloz que modelos anteriores con 3 GB de RAM, sobre todo porque tampoco hubo una evolución abismal en el software del teléfono. En contraste, el teléfono no ha logrado solucionar por completo el problema de sobrecalentamiento que se siente en la parte trasera después de un rato de uso, y es que si bien lo sentí con menos intensidad que en el S6 Edge, aún es un tema que despierta desconfianza en los usuarios a los cuales me gustaría decirles que para su tranquilidad, fuera de un tema de temperatura, el teléfono no se traba o se reinicia a causa de esto.

 

Y aprovechando que estamos abordando los matices no tan positivos del teléfono otra cosa que no sentí tan precisa fue el detector de huellas dactilares que se integra en el botón de Home y que aunque tiene un potencial enorme con la introducción de Samsung y Android Pay, en México es casi como hablar de un cuento de hadas porque no es una tecnología que vayamos a tener pronto en el país. Para lo que nosotros podemos utilizar este botón principalmente es para el desbloqueo de la pantalla, y ahí fue cuando me percate que en repetidas ocasiones, no me respondía bien al primer intento.


Los accesorios: un tema cada vez más importante

 

Samsung está construyendo un gran imperio tecnológico alrededor de sus celulares que es uno de sus divisiones más fuertes, así que considera que hoy en día tener un Samsung Galaxy significa tener la tentación de adquirir otros accesorios que están pensados para convivir perfectamente con el teléfono. Ejemplos de esto son:

 

- Audífonos Level On Pro.
- Cargador inalámbrico el cual toma apenas 90 minutos para cargar de 0 a 100% su batería de 3,000 mAh.
- Cubierta tipo folder.
- Teclado QWERTY físico para colocarse como aditamento especial.
- Bocinas
- Fundas, de todos los colores y funciones, desde smart covers hasta protecciones con batería extra.

 

Si te gustó este celular, lo puedes adquirir aquí en Amazon o en Linio.

Nuestros lectores calificaron este producto con:

1.4

personas28 usuarios lo han calificado


Y tu... ¿Cómo calificarias este producto?

Ayuda a otros usuarios con tu opinión.

Comenta: