La banca digital: un aliado en la era del distanciamiento social

Julio 27, 2020

por: Emilio González

Frente al confinamiento y la nueva normalidad, las fintech se posicionan como la mejor alternativa en cuanto a banca digital, hoy te decimos en qué fijarte al momento de elegir.

La llegada de la pandemia por Covid-19 nos tomó a todos por sorpresa y tuvimos que ajustar la rutina a la nueva era del distanciamiento social. Durante estos momentos, en los que es aún más importante tener control de nuestras finanzas, y poder transaccionar sencillamente y con seguridad de manera remota, los servicios de banca digital son nuestro aliado. En el pasado las experiencias de algunos usuarios con su banca digital han sido mixtas - nunca falta la app o página de internet de tu banco que no funciona cuando la necesitas, o la necesidad de tener que acudir a una sucursal para resolver un problema (una experiencia que siempre queremos evitar, y aún más ahora). Lo bueno es que hoy existen muchas alternativas ofrecidas por fintechs que ofrecen servicios financieros 100% digitales con una cartera de productos que va aumentando.

 

Una ventaja de las fintechs es que al no tener sucursales y contar con productos y servicios digitales, éstas pueden ofrecer mejores condiciones, ya que los costos ahorrados son invertidos en mejorar la oferta y experiencia para el cliente. Por esta razón, muchos de los servicios ofrecidos por estas compañías no tienen comisiones. Esto permite probar varios productos sin temor a tener que pagar después si se deja de utilizar.

 

Pero ahora, si estoy interesado en alguno de estos productos, ¿por dónde debo empezar?

 

Lo primero, es decidir qué producto necesito. Hoy hay un gran número de productos que ofrecen las fintechs -  puedes contratar una tarjeta de crédito, abrir una cuenta de depósitos, obtener un préstamo personal, o hasta un préstamo para tu empresa, todo sin salir de tu hogar, y controlarlo todo desde tu smartphone.Sin embargo, hasta ahora, la mayoría de estas empresas son monoliners (o sea, ofrecen solo un producto), por lo que lo primero que hay que decidir es qué producto necesito y posteriormente decidir qué institución bancaria o fintech ofrece la que se ajusta a mis necesidades.

 

Después, hay que considerar los beneficios que ofrece el producto de la fintech a elegir: Buscar un contrato claro y sin letras pequeñas, revisar qué comisiones y/o tasas de interés incluye, y si tiene condiciones de uso; asegurarse de que tengan procesos de seguridad para evitar fraudes o robo de datos personales; verificar qué tan eficiente es su app en lo cotidiano y la transparencia con la que plantean su comunicación en la misma. Como con muchos otros productos, también sirve preguntar a otros usuarios para conocer su opinión sobre la experiencia en general - muchas veces es fácil encontrar en las redes sociales grupos de usuarios de las diferentes fintechs.

 

La experiencia de compra también es muy importante - una experiencia financiera innovadora tiene que ser fácil y segura de contratar. Debemos poner especial atención a la experiencia que podríamos obtener como usuarios: revisar si es posible completar una solicitud 100% en línea con respuesta inmediata, que cuente con mecanismos seguros para verificar su identidad y garantizar que tu información esté a salvo de manera digital.

 

Y por último, no debemos olvidar el servicio al cliente. Aunque como empresas de tecnología las fintechs por lo general buscan que sus clientes puedan solicitar cambios o resolver dudas sin tener que contactar a la empresa, siempre pueden existir casos en los que es necesario contactar a la empresa. Y casi siempre, cuando nos ponemos en contacto es por alguna duda o un problema. Tener la tranquilidad de que seremos atendidos por una persona capacitada para ayudarnos, que además nos tratará muy bien, es un aspecto que deberíamos de procurar con todos los servicios y productos que consumimos, y también lo debemos de buscar en servicios financieros digitales. 

 

La banca digital siempre tiene que ser una herramienta que usemos a nuestro favor. Independientemente de la que elijamos, es importante que nos ayude a manejar mejor nuestras finanzas y controlar los gastos en épocas de crisis, al tiempo que hace nuestra vida más sencilla en confinamiento o cuando llegue la nueva normalidad.

 

Emilio González, Director General de Nu México

Se unió a Nubank Brasil en 2016 donde colaboró como Business Analyst y después como Squad Lead del equipo de Acquisition y posteriormente de Customer Management. Antes de unirse a Nubank, Emilio trabajó como CFO y Director en Planeación Estratégica en Grupo Topaz, específicamente en la Universidad Regiomontana. A lo largo de su carrera también ha colaborado en importantes compañías como The Boston Group, CEMEX y Femsa. Emilio tiene un BS en Ingeniería Mecánica por la Universidad de Stanford y un MBA por la Universidad de Harvard. En su tiempo libre practica ciclismo, pues es un apasionado de hacer deportes en exteriores.

 

Nos interesa tu opinión:

  • ¿Qué opinaste de la columna?
  • ¿Qué temas te gustaría que abordemos?
  • ¿Qué te gustaría agregar?

Comenta: