El Porsche Panamera evoluciona por completo

Junio 30, 2016

por: Leslie González Kennedy

La segunda generación del Panamera está llamada a convertirse en un icono en el segmento del lujo.

Con esta transformación, Porsche mejora sistemáticamente el concepto Panamera, para conseguir un auto de cuatro puertas rediseñado y evolucionado hasta el último detalle. En esta nueva edición, fueron optimizados sus motores y transmisiones, se perfeccionó su chasis y fueron reinterpretadas sus pantallas y elementos de control.

 

Amplía los límites entre el mundo de los autos deportivos ambiciosos y el mundo de los automóviles confortables con novedades destacadas, como por ejemplo, el eje trasero direccional, la compensación activa del balanceo y una suspensión neumática con tres cámaras de aire.

 

 

Combina el lenguaje de diseño del 911, con una línea mucho más fluida. Visualmente, el concepto único de este gran Porsche se refleja en un nuevo diseño expresivo; es indudablemente un Panamera y vehículo deportivo, con largas proporciones dinámicas, hombros pronunciados, flancos atléticos y una línea de techo que transmite sensación de velocidad -es 20 milímetros más baja en la parte trasera. Esta línea típica de Porsche crea un vínculo con el ícono del diseño en la marca, el 911.

 

Sólo crece seis milímetros en anchura, pero parece como si hubieran sido varios centímetros. Ese efecto está creado por elementos como la toma de aire en forma de “A”, que se extiende hacia los laterales y consigue un diseño del frontal completamente nuevo. Al mismo tiempo, una perfilada barra transversal en la parrilla del radiador enfatiza la anchura del auto. El capó, con forma de flecha, acelera ese efecto visual, que hace parecer al vehículo más bajo y más largo delante de lo que era anteriormente, debido a los prominentes contornos que ahora llegan al paragolpes. El frontal rebajado con una nueva construcción compacta de los motores, transmite solidez el aspecto de los faros de LED, con sus cuatro puntos de luz diurna, que se ofrecen en tres versiones.

 

 

Ahora, el clásico interior de Porsche es reinterpretado de cara al futuro. Superficies con paneles negros y pantallas interactivas se combinan con una interfaz de usuario clara e intuitiva, de forma similar a lo que sucede en smartphones y tablets –para facilitar el control de todas las operaciones del auto. Los clásicos botones e instrumentos convencionales son reducidos significativamente, para reemplazarlos por paneles táctiles y pantallas configurables en la parte central del conocido como nuevo Porsche Advanced Cockpit, un concepto beneficioso tanto para el conductor como para los pasajeros de todos los asientos. A pesar de ser ampliados significativamente los sistemas de comunicación, asistencia y confort, se pueden operar las funciones de manera más clara e intuitiva.

 

 El Porsche Advanced Cockpit transforma el mundo analógico al presente digital de la movilidad, sin abandonar el componente pasional. El cuentarrevoluciones, colocado en el centro del cuadro de instrumentos, es un homenaje al Porsche 356 A de 1955.

 

 

Para elevar el nuevo Panamera a un nuevo nivel, todos los motores de la segunda generación del Panamera fueron rediseñados. Tienen más potencia, a la vez que mejoran significativamente sus consumos y reducen las emisiones.

 

Para América Latina y el Caribe, el Panamera Turbo y el Panamera 4S  incorporan dos nuevos motores biturbo de inyección directa, los cuales pueden ir equipados con el sistema de tracción permanente a las cuatro ruedas y una nueva transmisión Porsche de doble embrague y ocho velocidades (PDK).

 

El Panamera Turbo monta un propulsor V8 de gasolina con 550 caballos, mientras que el Panamera 4S lleva un V6 gasolina de 440 caballos. Más adelante habrá una versión con motor diésel disponible en varios países de América Latina y el Caribe. Emplea complejos turbocompresores de doble turbina para suministrar aire comprimido a las cámaras de combustión del V8. Los dos compresores, que giran en sentido contrario, producen un par muy elevado a muy bajas revoluciones del motor. El Panamera Turbo también es el primer Porsche que está equipado con el nuevo control adaptativo de cilindros en su propulsor.

 

En línea con el concepto global del nuevo Panamera, el chasis también une el confort de crucero de una limusina de lujo a las prestaciones de un auténtico deportivo. Se consigue con nuevos sistemas como es el caso de una suspensión neumática adaptativa, que emplea la nueva tecnología de tres cámaras e incluye el Porsche Active Suspension Management (PASM o control electrónico de amortiguadores). Otro sistema disponible es el mejorado control dinámico deportivo del chasis (Porsche Dynamic Chassis Control Sport o PDCC Sport), del que forma parte el reparto selectivo de par a cada rueda (Porsche Torque Vectoring Plus o PTV Plus) y la estabilización activa del balanceo, así como una nueva dirección electromecánica.

 

 

Además el 4D Chassis Control integrado, analiza y sincroniza todos los sistemas del chasis en tiempo real y optimiza el rendimiento en carretera del nuevo Panamera. Gracias al eje trasero direccional, un elemento nuevo en este modelo que es adaptado del 918 Spyder y del 911 Turbo, Porsche también lleva la precisión de la dirección y el comportamiento de los vehículos deportivos a la categoría de los Gran Turismo. El rendimiento de los frenos también fue mejorado.

 

Esta nueva generación tiene un avance muy importante en el tema de visión nocturna ya que utiliza una cámara de imagen térmica para detectar personas y animales de cierto tamaño, que proyecta como indicador de peligro en color en el puesto de conducción. Si son usados los nuevos y opcionales faros mátrix de LED, las personas que se encuentran más allá del campo visual del haz de luz son también iluminadas brevemente si están en el radio de conducción analizado por el sistema, lo que permite reaccionar más rápidamente al conductor.

Nos interesa tu opinión:

  • ¿Cómo ven la evolución de Porsche?
  • ¿Qué les parece el nuevo lenguaje de diseño?
  • ¿Qué les parecen los nuevos motores?
  • ¿Y las nuevas tecnologías?

Comenta: