parentesis.com/

RESEÑA: ‘Like a Dragon: Infinite Wealth’ - La franquicia ha tomado un rumbo que nos encanta


La franquicia de Yakuza ha llegado a rumbos muy interesantes

por: Don Francisco Don Francisco

portada de nota
Empeña tu auto sin tener que dejarlo

Los videojuegos de la franquicia Yakuza nos han enamorado por su narrativa y absurdez. Si bien muchas personas pueden tomar como exageradas algunas de las situaciones que se han presentado en los videojuegos que componen a esta franquicia, poco a poco entendimos que no teníamos que tomarnos todo tan en serio, y simplemente debíamos disfrutar de lo que se nos presentaba en ese momento. 

 

Es así como después de construir una buena y sólida reputación, SEGA se da la oportunidad de experimentar con spin offs que complementan y conectan muy bien con la historia principal de sus juegos, pero, a su vez, que cuentan con una narrativa simple que cualquier persona podría disfrutar, con requisitos mínimos como agarrar un control y tener nociones básicas del RPG/JRPG. 

 

Y es así como nos encontramos con Like a Dragon: Infinite Wealth, que nos pone en la piel del protagonista de Yakuza 7: Ichiban Kasuga, quien después de pertenecer por un gran tiempo al mundo criminal, ahora se ha convertido en una persona de bien que trata de ayudar a los demás. 

 

 

Por supuesto, las cosas siempre se complican cuando uno quiere hacer las cosas por las buenas, y aquí es donde comienza tu historia (bueno, la de Kasuga, pero tú entiendes). 

 

Lo malo de ser tan bueno 

 

Muchas cosas han cambiado en la historia de Yakuza/Like a Dragon, y poco a poco nos acercamos a un lado más humano, más moral y basado en el honor con los spin offs. Tal y como lo vimos en Like a Dragon: The Man Who Erased His Name (título larguísimo, respiren), las motivaciones de los protagonistas van más allá de conservar un poco de honor, no traicionar sus ideales y, con ello, respetar la esencia de lo que alguna vez fueron, porque claro que hay ciertos principios y moral en el mundo criminal. 

 

Ichiban está dando lo mejor de sí para reintegrarse a la sociedad, y con ello, ha adquirido una posición con cierta influencia para brindar trabajos a las personas que lo necesiten. Aquí es donde, motivado por el mundo ideal que quería su antiguo líder, decide ayudar a todos los ex Yakuza que perdieron todo con la disolución de las pandillas, ya que normalmente les tomaría años volver a reintegrarse a la sociedad. 

 

Poco a poco Ichiban logra hacerse de un nombre respetable, de la admiración de sus amigos y con ello, es titulado como héroe, sin embargo, esta atención excesiva le trae problemas en cuanto una celebridad del internet lo quiere funar por “trabajos ilegales” a través de ex yakuzas, y como consecuencia, pierde su trabajo, prestigio, respeto e incluso las amistades Godinez de las que ya se había hecho. 

 

 

Básicamente nos convertimos en la desgracia con pies, así que la única forma de limpiar su reputación es volver a hacer lo que mejor sabe hacer: regresar al mundo del que tanto se ha querido alejar; Kasuga emprende un viaje a Hawaii en busca de una persona que creía muerta, pero sólo se encuentra con viejos conocidos y nuevos retos que pondrán a prueba todo lo que representa. 

 

Un RPG mejorado respecto a lo que realizaron al inicio 

 

El cambio por un sistema de ataque basado en RPG fue… medianamente bien recibido, y se entiende. Después de atorarle duro como si fuera un hack and slash (más o menos), que la acción fuese por turnos no fue del agrado de todos, sin embargo, el equipo de Ryū ga Gotoku Studio confía una vez más en su decisión, sólo que con un sistema un poco más pulido que, aunque por turnos, ofrece mayor libertad para experimentar. 

 

Si bien tus personajes siguen atacando por turnos, una especie de radio les permitirá tener libertad de movimiento para buscar diferentes ángulos de ataque ¿Para qué? Para que si tu movimiento es exitoso, pueda empujar a otro de los enemigos y causar daños colaterales. Suena a un cambio muy sencillo, pero de verdad que es significativo. 

 

Por supuesto, al ser un RPG, tiene un montón de cosas que puedes personalizar, como los famosos equipamientos para tus personajes, como armas nuevas, anillos que mejoran la salud o calzones que te aumentan la defensa (no, no es coto); por otro lado, también se encuentran las clases, como en casi cualquier otro juego de rol que puedes encontrar en el mercado actualmente. 

 

A pesar de lo complicado que pueda sonar, el juego es bastante sencillo de comprender, así que no debes temer si eres ajeno a este género pero te llama la atención, encontrarás un montón de explicaciones claras para que te puedan ayudar a entender en lo que te estás metiendo (menos en los mini juegos, esos sí se te van a complicar un poco si no le sabes a las reglas). 

 

Claro está que con toda la “seriedad” que la serie de Like a Dragon representa, no debes esperar ataques súper serios en Infinite Wealth, pero de eso ya te darás cuenta una vez que pises las paradisíacas y corruptas tierras de Hawaii. 

 

Mucho qué contar, ¡Pero estás libre de spoilers! (Un poco) 

 

Advertencia: ligeros spoilers a partir de este punto. 

 

Si bien tenemos un protagonista principal en la serie de Like a Dragon (Ichiban Kasuga), deberás tener en cuenta que hay otro personaje clásico que también hará su regreso: el legendario dragón de Dojima, Kazuma Kiryu, quien ahora tiene un temple un poco más serio y calmado respecto a la versión animal que conocimos en el pasado, por supuesto, esto no quiere decir que ya no pueda defenderse, así que tendrás que usar bien sus habilidades para progresar en la historia. 

 

Es así como Like a Dragon: Infinite Wealth se divide y convierte en dos historias distintas, con protagonistas que son similares pero muy diferentes a la vez; con esto, damos pie para decirte que te encontrarás con muchos momentos divertidos, pero otros que son bastante serios y reflexivos (por no decir que muy tristes). 

 

Además de sus contenidos de la historia, hay un montón de misiones o actividades secundarias por hacer, desde la Isla Dondoko, que es el famoso modo tipo Animal Crossing donde tendremos que construir edificios y hacer un lugar cómodo y divertido para el turismo, y otro que es una especie de parodia a Pokémon (Sujimon). 

 

 

Like a Dragon: Infinite Wealth es una excelente manera de arrancar el año. Quizá los puntos negativos que podamos destacar de este juego es uno que otro glitch gráfico que ocurrió en nuestras partidas, ninguno para mermar nuestra experiencia, y, también quizá, que para varias personas el juego podría tardar algunas horas en arrancar y capturar tu interés.

 

Calificación: 9.0

Año: 2024

Publisher: SEGA

Developer: Ryu Ga Gotoku Studio

Consola: PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series S I Xbox Series X, PC

Fecha de lanzamiento: 26 de enero del 2024

 

Con información de Fernando Jiménez

Donde Tienda
dondetienda.com

El lugar de la compra inteligente

Comenta:

separador de nota