parentesis.com/

Pro Evolution Soccer 2017


Probamos el nuevo juego de futbol de Konami para decirte si pelea los primeros sitios de la tabla o está condenado al descenso.

por: Allan Vélez Allan Vélez

portada de nota
precios de venta

 y 

Jugar PES 2017 es como irle al Toros Neza en 1997. Los partidos donde golean 5-0 son memorables, como los juegos en los que PES funciona como debe. Luego están los pleitos callejeros que acaban 6-5, que en PES suelen ser recurrentes en línea. Y al final están los que acabaron con un grosero 4-0 en contra, que en PES ocurren en sus diferentes modalidades en línea. Pero, al final, PES es como irle al Toros Neza, sus defectos son maquillados por su carisma.

 

Jugaba PES asiduamente hasta el cambio generacional a PS4. Digamos que Konami me perdió porque, de PES 2010 a 2014, la experiencia en línea en el juego de fútbol de Konami era un cruzazulear eterno. Después probé PES 2016 y el recomendable PES MyClub y la magia de Konami me hizo pensar que “este año es el bueno”.

 

PES 2017 es un juego de futbol entretenido. Lanzar un pase de 40 metros con el central más educado de Europa o conectar un riflazo con Cristiano Ronaldo es realmente satisfactorio. Y, como ocurrió con el último PES que jugué a fondo, este tiene opciones ridículas de personalización y, cuando se desactivan las asistencias, la física del balón alcanza niveles de precisión increíbles. Ni qué decir de la profundidad de los controles, que con esmero permiten unas jugadas que solo le hubieran salido al Barcelona de Guardiola, ni de las opciones tácticas que por mi maniqueísmo limito a presionar y jugar al contragolpe. ¿Los gráficos? excelentes, los modelados faciales de los jugadores más famosos son asombrosos y la dinámica de los jugadores son para pausar el juego y verlo todo a detalle. Entonces, ¿qué va mal con PES 2017?

 

Como aficionado del Cruz Azul -hipotético, aclaro-, veo con desilusión como el juego en línea en PES 2017 sigue siendo deficiente. Algunos partidos van bien, otros van mal y algunos francamente son injugables. Y sí, seguramente dentro de unas semanas Konami realizará ajustes al código de red o mejorará los servidores como ha hecho cada año, qué se yo, pero ahora mismo, a una semana de su lanzamiento, PES 2017 en línea es una experiencia agridulce. Irle al Cruz Azul también debe de serlo, pero aunque los dos sujetos son futbol, son diferentes.

 

Pero, como dije, jugar PES 2017 es como irle al Toros Neza. Después de probar la demo de FIFA 17 sé que si me preguntaran cuál se juega mejor, diría sin pensarlo que PES. La producción de Konami no deja de convertirse en un juego más y más divertido. Qué se yo si “es más realista” que FIFA, solo sé que el gol que metí con Coutinho al “MAN RED” (así se llama el Manchester United en PES 2017) jugando con el Liverpool fue producto de algo que imaginé en mi cabeza, puse en mis dedos y terminó en un gran recorte con disparo de parte interna. Y eso sigo sin sentirlo en FIFA.

Entonces, ¿quién disfrutará PES 2017? Después de probar tibiamente PES 2016, sé que este año volveré cada semana PES en busca de una partida en línea disfrutable. Si su juego en línea mejora, sé que PES 2017 saciará mi hambre futbolística este año; si no lo hace, creo que acabaré satisfaciéndola jugando FIFA 17 ocasionalmente con mi camarada fifero de oficina. Ahora que si quien lee esto no tiene el mínimo interés en el juego en línea, no puedo más que recomendar PES 2017, es un estupendo videojuego de futbol que cubre su segunda carencia más visible -las licencias- con un poco de paciencia para instalar archivos de edición, con ellos PES 2017 luce increíble. Qué días los de jugar a editar PES/Winning Eleven.

 

¿Konami, ficharás en invierno un mejor código de red?

 

Si te gustó este videojuego, lo puedes adquirir aquí en Amazon para XBox One, PS4, PS3 y XBox 360.

Comenta:

separador de nota