Cómo usar el USB-A y el USB-C 

Noviembre 05, 2020

por: Redacción Paréntesis

Los puertos de entrada de los equipos y dispositivos electrónicos pueden llegar a ser más confusos de lo que deberían ser. 

Existen diferentes estándares USB y puede ser fácil confundirse entre un USB-A y un USB-C o sentirse abrumado por no saber para que se usan cada uno. 

 

Conocer las diferencias entre los dos es puerto es esencial para comprender lo que pueden hacer en todos sus dispositivos. Aquí te decimos cómo funcionan un USB-A y un USB-C.

 

¿Cuáles son las diferencias entre un USB-A y un USB-C?

 

 

Las conexiones USB tipo A se refieren al diseño físico del puerto USB. Cada conexión USB está hecha de un puerto en el dispositivo anfitrión, un cable de conexión y un dispositivo receptor. USB-A es un diseño de puerto host USB tradicional y uno de los más fáciles de reconocer en los dispositivos, como la entrada de una memoria USB.

 

Es un puerto horizontal con la parte inferior dedicada a conectores de clavija. Esta conexión USB es unilateral y solo funciona cuando el cable o la memoria está insertado correctamente, sin importar cuántas veces tenga que intentarlo.

 

El diseño USB-B también es fáciles de reconocer porque son cuadradas con esquinas redondeadas en un lado, casi como la forma de una casita. USB-B se utiliza para periféricos externos, con una conexión USB-A en un extremo y una conexión USB-B. Hay cables USB-B a USB-B, pero rara vez se usan.

 

NO DEJES DE LEER: Cómo cambiar los nuevos iconos de Google



USB-C es un diseño de puerto más se creó en 2014, para resolver muchos de los problemas del antiguo puerto USB-AUSB-C es mucho más rápido y más versátil que USB-A. Con el tiempo,  las conexiones USB-C reemplazarán todas las conexiones USB-A y otros puertos más antiguos. Pero, este cambio probablemente llevará años. Las características críticas de USB-C incluyen:

- Un diseño más delgado que puede caber en un puerto sin importar en qué dirección se voltee, diseñado para reemplazar las conexiones A, B, mini y micro a la vez.

- Una conexión de 100 vatios y 20 voltios es mucho más potente que el puerto anterior y puede alimentar fácilmente dispositivos aún más grandes.

- Potencial para velocidades de transferencia mucho más altas que USB-A.

 

Cuándo usar un USB-A 

 

 

Por ahora, USB-A aparece en los dispositivos junto con USB-C para evitar problemas de compatibilidad. Porque los usuarios todavía tienen teléfonos inteligentes, controles, receptores, televisores, teclados y todo tipo de periféricos que requieren una conexión USB-A o B.

Así que si no necesitas las características específicas del USB-C es suficiente el puerto USB-A.

 

Cuándo usar un USB-C

 

 

La mayoría de la gente no quiere comprar un adaptador para hacer que USB-C sea compatible con todas sus cosas. Pero a medida que el uso de los dispositivos más antiguos desaparezca, el USB-C se convertirá en el puerto de referencia que todos saben que deben buscar, y ya empezamos a ver que  esto sucede en algunos sectores.

 

Así que si tienes un puerto USB-C utilízalo o compra un adaptador cuando necesites las siguientes características de conectividad:

 

- Soporte para entrega de video con una calidad mucho mayor, incluida la transmisión de vídeo 4K a una pantalla.

- Soporte para modos alternativos que permiten muchos adaptadores diferentes para conexiones específicas como HDMI o VG, o tipos más antiguos de conexiones USB.

- La compatibilidad potencial con las conexiones Thunderbolt 3 significa que un puerto USB-C puede funcionar como un puerto Thunderbolt 3 con hardware adicional.

 

Ahora que conoces las características y diferencias entre el USB-A y el USB-C podrás utilizar correctamente el puerto y explotar las posibilidades de la conexión USB-C.
 

Nos interesa tu opinión:

  • ¿Cuáles otras diferencias conoces entre el puerto USB-A y el USB-C?
  • ¿Sabías cómo funciona la conexión de cada uno?
  • ¿Ya utilizas el USB-C?

Comenta: