Silenciosamente, Apple dijo adiós al iPod

Septiembre 11, 2014

por: Allan Vélez

Debutó en 2001 sin iTunes y con apenas 5 GB de almacenamiento, pero revolucionó a la industria musical. Tras múltiples modelos, Apple puso fin al iPod Classic.

Estuvo fuera de los reflectores de Apple el pasado 9 de septiembre. De hecho lo estuvo desde hace varios años, pero fue clave en la revolución de Apple de la última década. El iPod, el reproductor de MP3 más popular de la historia, y clave en el reposicionamiento de Apple, dejará de ser fabricado, al menos el modelo clásico.

 

 

Vaya paradoja. La presentación de los nuevos iPhone 6 y Apple Watch —o iWatch, según el grueso y Tim Cook— fue escandalosa, llena de aplausos y un aparato de mercadeo que entendió la alta expectativa hacia sus nuevos productos. Del otro lado, el fin del iPod fue silencioso. No valió ni un comunicado por parte de Apple, que centró sus esfuerzos de prensa en sus dos nuevos teléfonos, el Watch, su novedoso sistema de pagos electrónicos e incluso un álbum gratuito de la banda irlandesa U2. A 12 años de su lanzamiento, numerosas iteraciones y ventas estimadas en 350 millones de unidades, el iPod dejó de existir…

 

Lo vimos nacer y también lo vimos morir

 

Es cierto, en 2001 había numerosos reproductores de MP3 en el mercado. Pero todos ellos, según el periodista Leander Kahney, eran “grandes y torpes, o pequeños e inútiles”, mientras que las interfaces de usuario eran “increíblemente horribles”. Por ello, y unos años antes de su debut, Steve Jobs encargó a Jon Rubinstein, ex director de ingeniería de hardware de Apple, diseñar un reproductor musical que conjurara dos de las complicaciones de los reproductores de MP3: la interfaz y la capacidad de almacenamiento.

 

 

Rubinstein formó un equipo que incluía a Tony Fadell y Michael Dhuey, ambos ingenieros de hardware, y a Jonathan Ive, ingeniero de diseño. El diseño, claro, no fue del todo revolucionario. Retomaba ideas de un radio de transistores de 1958, mientras que la revolucionaria rueda de controladores estuvo inspirada en el teléfono BeoCom 6000, de Bang & Olufsen. Unos meses después, tras varios ensayos de prueba-error, el iPod debutó el 23 de octubre de 2001. Vanguardista, sí, pero algo hacía falta al novedoso reproductor musical de Apple… iTunes.

 

El primer modelo de iPod no era de gran capacidad. Apenas contaba con 5 GB de almacenamiento, y para integrar la música era necesario copiar CDs al ordenador mediante FireWire, una interfaz de transmisión de datos de alta velocidad —similar al USB—, desarrollada por Apple entre 1980 y 1990, y que entró en desuso este año, cuando Apple sustituyó FireWire de las Mac Mini por Thunderbolt.

 

Poco más de ocho meses después, Apple presentó iTunes, completando el ecosistema del iPod. Entonces comenzó la revolucion. La segunda generación de iPods ofreció modelos de hasta 20 GB, mientras que la tercera introdujo controles totalmente táctiles y almacenamiento de hasta 40 GB. La cuarta no sólo presentó modelos de hasta 60 GB de almacenamiento y pantalla a color, sino también el debut de los modelos Mini, que posteriormente evolucionaron en el iPod Nano. Los avances siguieron hasta el desarrollo del iPod Shuffle —el más pequeño de la línea— y el iPod Touch, el modelo que Apple seguirá impulsando en los próximos años.

 

 

El motor de cambio de Apple

 

Habría que contextualizarse aún más, pero el iPod es responsable directo de la posición en la que se ubica Apple hoy. El primer modelo costaba aproximadamente $400 dólares, pero quien los pagaba quedaba satisfecho. En 2001, todos los MP3 apenas almacenaban un par de canciones, y encontrar alguna en específico resultaba cuando menos tedioso. Apple puso su magia en el iPod, e, invariablemente, los siguientes reproductores estuvieron inspirados en el reproductor de Apple.

 

Por otra parte, iTunes representó más que una alternativa a reproductores como Media Player o Winamp. El software de Apple introdujo la iTunes Store, y con ello, el advenimiento de la música digital. Aunque la transición fue más rápida o más lenta dependiendo del país donde se observe, iTunes marcó tendencia en la industria musical.

 

Además, las millonarias ganancias que Apple encontró en el iPod ayudaron a la compañía a desarrollar otros de sus productos —el iPhone, por ejemplo—. Gracias al iPod, Apple probó suerte en otros campos de la tecnología.

 

Sí, el iPhone 6 luce genial. También el Watch. Y el iPod lo fue(es).

Nos interesa tu opinión:

Comenta: