parentesis.com/

Reseña ‘Horizon Forbidden West’: Si algo funciona, no lo cambies


Te contamos nuestra experiencia con esta una secuela que mantiene absolutamente todo aquello que funcionó la primera vez ¿continuista o bien jugado?

por: Uriel Barco Uriel Barco

portada de nota
precios de venta

En febrero de 2017 Guerrilla Games entregó una nueva IP con la que se salió de la zona de confort que durante más de una década ya le había significado la saga Killzone -aquella que alguna vez se dijo sería la ‘Halo killer’.

 

Esa IP fue Horizon Zero Dawn, un título que para  Guerrilla Games  implicó abandonar la arena first-person shooter y adentrarse de lleno en la tendencia del mundo abierto abordado desde el ángulo de acción y rol. Y aunque las dinámicas open world de este nuevo juego se ajustaron a una fórmula segura, fueron el argumento, la narrativa, el desarrollo de personajes y el contexto postapocalíptico los que se ganaron a crítica especializada y público.

 

Ahora es febrero de 2022 y Guerrilla Games está de vuelta con Horizon Forbidden West, una secuela que mantiene absolutamente todo aquello que funcionó la primera vez -incluso a nivel animaciones- y que se ocupa de ampliar las fronteras argumentales de Horizon.

 

 

Premisa (sin spoilers)

Después de enterarse de la existencia del Proyecto Zero Dawn que reinició la vida en la Tierra y de librar la batalla por Meridian, Aloy está convencida de que la amenaza aún no termina. Tras un nuevo encuentro con la inteligencia artificial GAIA, la heroína se verá en la necesidad de ir al Oeste Prohibido del título, una región con sus respectivas tribus, políticas y problemáticas.

 

A lo largo de esta jornada, Aloy formará parte activa de distintos conflictos y también irá desentrañando la verdad detrás de la señal que provocó que la subfunción HADES de GAIA  iniciara los protocolos de exterminio de toda la vida en el planeta.

 

Si algo funciona, no lo cambies

Desde el arranque de Horizon Forbidden West queda claro que Guerrilla Games quiso jugar a la segura, sin someter esta secuela a innovaciones que el fandom pudiera tomar como decisiones cuestionables de jugabilidad. No solamente el control y los comandos son exactamente los mismos de Horizon Zero Dawn, sino que también las animaciones de la protagonista son una reciclaje de aquellas que vimos por primera vez en 2017.

 

Para ciertas audiencias podrá antojarse como ahorro de tiempo y esfuerzo por parte de la desarrolladora, pero lo cierto es que lo que le interesa a Guerrilla Games es que los usuarios entren de inmediato en territorio familiar para experimentar el siguiente capítulo de una historia que dejó cabos sueltos.

 

Las habilidades de Aloy no se van descubriendo sobre la marcha, aquí ya las tiene. A lo largo de una (muy) extensa secuencia introductoria, los jugadores son puestos en medio de una misión de exploración y reconocimiento que tiene por objeto refrescar los controles, las mecánicas semi-parkour, el manejo del arco y el empleo del Foco -el dispositivo que permite escanear ambientes, personajes y puntos de interés.

 

Una vez finalizada dicha secuencia y comenzada la verdadera aventura, la decisión de Guerrilla Games de dejar inalterados los esquemas de control y las mecánicas de juego comienza a quedar en evidencia, para bien y para mal.

 

Al igual que en el primer Horizon, esta secuela da la posibilidad de resolver los enfrentamientos (o posibles enfrentamientos) a través del sigilo, del combate cuerpo y de los ataques a distancia. Acerca de estos últimos, es importante tener en cuenta que todos los adversarios son más susceptibles ante determinados elementos y será labor de los usuarios escanear e identificar puntos débiles y elegir el tipo de arma o munición que resulte más adecuada para la situación, de manera que, por ejemplo, si un Colmilludo es débil ante el elemento ácido, la recomendación es elegir flechas de ácido e impactar en las zonas clave.

 

El sigilo permanece idéntico y solo requiere estar fuera del rango de visión de los enemigos, apoyarse de pastos altos para pasar inadvertido, acechar y terminar asestando un golpe crítico. Pero por lo que hace al combate cuerpo a cuerpo, Horizon Forbidden West sigue reflejando los problemas de su antecesor, a pesar de que presume mayor profundidad.

 

 

En esta secuela es posible pelear utilizando la lanza en una lógica de combos conformada por ataques débiles y fuertes, y aunque es una decisión que en teoría robustece el ángulo ofensivo, la misma sujeción a las mecánicas de Horizon Zero Dawn -en concreto, la falta de lock system- y la siempre traicionera cámara hacen que el apartado se sienta torpe.

 

Donde sí hay una alteración más marcada con respecto al anterior videojuego es en el árbol de habilidades, que aquí se divide en seis rubros: Guerrera (para efectividad de ofensiva), Trampera (para eficacia de trampas y comida), Cazadora (para mejora de ataques a distancia), Sobreviviente (para optimización de sanación y pociones), Infiltrada (para estrategias de sigilo) y Maquinista (para mayor eficacia al controlar máquinas).

 

Cada rubro del árbol tiene diversas habilidades que cuestan puntos obtenidos al subir de nivel, lo que configura el círculo virtuoso en el que la compleción de misiones principales, secundarias, tareas y mandados, el ataque a puestos y campamentos rebeldes, la participación en carreras, la recuperación de coleccionables y otras tantas acciones se vuelven necesidad para tener a Aloy en su mejor estado.

 

De hecho, quienes pretendan recorrer cada rincón del enorme mapa para cumplir con todas las acciones regadas en él tienen garantizadas varias decenas de horas de juego que a su vez aumentan si se agotan todos las ramificaciones de los árboles de diálogo que se van habilitando con ciertos personajes.

 

Más ciencia ficción

Esto nos lleva a la narrativa de Horizon Forbidden West, en definitiva su punto más fuerte, pues la historia no se cuenta solo mediante secuencias cinemáticas, sino también a través de los documentos, archivos de audio y diálogos a los que los usuarios tienen acceso a lo largo de la aventura.

 

Obviando el apartado técnico, la verdadera fuerza de Horizon Zero Dawn está en su argumento, producto de una estructuración permeada de un amplio sentido de lore que irradia disciplinas tan dispares como antropología y ciencia ficción, y esa misma situación se presenta de nuevo con Horizon Forbidden West.

 

Desde luego este review no abordará puntos de la trama, pero sí es importante remarcar que nos encontramos ante una secuela cuyo argumento se allega de elementos con los que es imposible no emocionarse si se posee gusto por ese sci-fi que impacta a nivel visual y que intriga por la incorporación de teoría.

 

¿Qué pasaría si, después del fin de los tiempos, la siguiente generación de humanos no tuviera idea de la doctrina, ciencia y cultura legadas por sus antecesores? ¿Se hablaría de un reinicio total de la civilización desde una estructura de tribus, a pesar de tratarse de un futuro distante en el que la raza humana coexiste con robots? ¿Y si éstos robots fuesen vistos como deidades, qué sucedería si de pronto se supiera que son mera artificialidad?

 

 

Son escenarios que ya habían sido planteados en el primer Horizon y que en esta secuela llegan a un puerto con mucha mayor carga sci-fi que será todo un deleite para entusiastas del género.

 

Apartado técnico

Aún cuando la mayoría de sus mecánicas son iguales a las de la primera entrega, Horizon Forbidden West presume una calidad gráfica que sí implica mejora y que en ningún momento deja de asombrar. Nosotros jugamos en PlayStation 5 y, si bien no es lo mejor  que hemos visto en la consola gráficamente hablando (el trono le pertenece a Ratchet & Clank: Rift Apart), sí fuimos testigos de múltiples biomas llenos de color, texturas y elementos dinámicos que quedan acentuados gracias al poder de procesamiento de la máquina.

 

A Horizon Zero Dawn se le aplaudieron los ambientes y se le criticaron los modelos de los personajes, pero en el caso de Horizon Forbidden West podemos afirmar que ese problema quedó en el pasado, de manera que Aloy y el resto de los humanos ahora presumen en todo su esplendor el detalle, las expresiones y el face mo-cap que con tropiezos lucieron en la anterior entrega.

 

Asimismo, la versión de PlayStation 5 cuenta con dos modos gráficos para que cada usuario elija según sus preferencias: el de resolución (mayor fidelidad a un framerate más bajo) y el de rendimiento (mayor framerate a una menor fidelidad).

 

El diseño de audio es similar al de Horizon Zero Dawn y en realidad no había manera de hacer grandes cambios, considerando que Horizon Forbidden West también es un juego habitado por robots zoomorfos cuyas dimensiones oscilan entre las de un toro y las de un saurópodo, y en el que abundan los búnkers altamente tecnológicos.

 

Y por lo que hace a la banda sonora, el eje sigue siendo el de composiciones orquestales que se ven complementadas con sintetizadores y demás arreglos electrónicos que se incorporan a la mezcla en cuanto las amenazas robóticas están en pantalla.

 

Comentarios finales

Horizon Forbidden West es un juego que impacta a nivel visual y que se siente como el segundo capítulo de una misma historia, con todos los pros y contras que tal afirmación conlleva.

 

No es un título con el que Guerrilla Games haya tomado riesgos  -lo cual se nota en el reciclaje de animaciones, en la preservación de las mecánicas de la primera parte y en la mentalidad de “si funciona, no lo cambies”- y tampoco se trata de innovación alguna en materia de open world. Sin embargo, quienes hayan disfrutado Horizon Zero Dawn verán en Horizon Forbidden West otro estupendo ejercicio de narrativa y construcción de lore que ahora coloca a la franquicia en terrenos más ambiciosos dentro del espectro del sci-fi para goce de los entusiastas del género que posean PS5 o PS4.

 

Calificación: 8.5/10

Horizon Forbidden West

Año: 2022

Developer: Guerrilla Games

Publisher: Sony Interactive Entertainment

Versión revisada: PS5

También disponible: PS4

Fecha de lanzamiento: 18 de febrero de 2022

 

¿Te gustó esta reseña? SIGUE A URIEL EN SUS REDES:

INSTAGRAM

TWITTER

 

 

OTRAS RESEÑAS DE URIEL: 

'Uncharted: Legacy of Thieves Collection', el pretexto para revisitar dos joyas de PS4

 

BONUS: UNBOXING PLAYSTATION 5

Comenta:

separador de nota