parentesis.com/

[VIDEO] Probamos el prototipo eléctrico de Mazda


El primer auto eléctrico de Mazda está a la vuelta de la esquina. Paréntesis viajó a Oslo, Noruega, para probar el prototipo. Aquí nuestras impresiones.

por: Benjamín Ortega Chávez

Sin duda, los autos eléctricos o híbridos no sólo son lo de hoy, son el futuro. Por lo menos en países como Noruega, donde actualmente más de la mitad de los vehículos que se venden ya son de este tipo y por eso el país nórdico se mantiene como primer lugar de naciones con más autos eléctricos, seguido de Islandia, Suecia, Holanda y Andorra.

 

Es por eso que Mazda eligió Oslo, capital noruega, para su Tech Forum 2019 al que Paréntesis asistió por primera vez. Con la mente más enfocada en un nuevo sistema de infoentretenimiento, nuevas tecnologías de seguridad o algo de autonomía, viajé emocionado a Europa sólo para llegar a sorprenderme más cuando me enteré que ninguno de esos temas serían tratados durante el evento.

 

La información corrió a cargo de ni más ni menos que Hiroyuki Matsumoto, ejecutivo encargado a nivel global de desarrollo de vehículos y planeación de producto en Mazda, y de Matsushiro Tanaka, director adjunto de la división de desarrollo de vehículos. 

 

Matsumoto y Tanaka platicaron sobre la forma en que Mazda trabaja en la electrificación de sus autos, de las muchas posibilidades que ven este tipo de vehículos y del primer prototipo que, durante los días del Tech Forum 2019, rodaba por las carreteras cercanas a la capital de Noruega.

 

"Ustedes lo van a manejar y después volverán para darnos sus impresiones y retroalimentación para que podamos mejorar este prototipo", dijeron. "¡Qué fuerte responsabilidad!", pensé mientras mi pulso se aceleró.

 

El concepto es interesante. Mazda tiene en la mira no sólo eliminar o reducir sus emisiones de CO2 mientras conduces alguno de sus autos, también lo planean e implementan durante el proceso de fabricación, el de vida útil del vehículo y cuando su ciclo termina, es decir en el momento el que llegue a desmantelarse y se recicle lo que se pueda.

 

También tienen presente que hasta ahora no se sabe qué tanto litio hay en nuestro planeta para baterías y saben que el manejo de éstas cuando termina su cliclo útil debe ser responsable, de otra forma se estaría contaminando igual o más que con los autos a gasolina. Basado en todo eso, es que van a decidir el tamaño de batería que tendrá el su auto eléctrico de producción —hasta ahora se piensa que podría ser de 35.5 kW/h para ofrecer un rango aceptable, sin tener una batería muy grande y con la posibilidad de extender la autonomía del auto a través de un motor rotatorio de nueva generación.

 

Más allá de eso, algo muy interesante es que Mazda tiene en la mira varias alternativas para la electrificación, como autos híbridos que puedan extender su rango eléctrico a través de gas, gas LP, gasolina o incluso hidrógeno.

 

 

Aún no se sabe a ciencia cierta cómo será el auto que incorpore estas tecnologías (el que manejamos era 100% eléctrico). Sin embargo todas las dudas se disiparán durante el Autoshow de Tokio, que abre sus puertas el próximo 24 de octubre, donde Mazda presentará el modelo basado en el prototipo que manejamos.

 

Por cierto, cuando regresé de la prueba de manejo a charlar con Matsumoto y Tanaka, traté de describir mis experiencia con el auto en una sola palabra: Balance.

 

Checa el video con la experiencia en Oslo Noruega a continuación.

Comenta: