Lenguaje de luces, lo nuevo de Ford para sus vehículos autónomos

Febrero 07, 2019

por: Daniel Estrada

Ford hace pruebas con luces de colores para mejorar la comunicación entre autos y personas.

 

Los ingenieros de Ford realizan pruebas en Alemania para averiguar si unas luces de colores ubicadas arriba del parabrisas, podrían ser una solución para mejorar la comunicación entre los vehículos autónomos y las personas.

 

Con ayuda de la Universidad Tecnológica de Chemnitz y una Transit Connect adaptada, Ford busca desarrollar una interfaz de comunicación que ayude a los vehículos autónomos a integrarse, sin problemas, con otros usuarios en la carretera.

 

Ford busca tener su primer vehículo autónomo en Norteamérica para 2021, por lo que están trabajando para que la experiencia de piloto y peatones sea la mejor. 

 

Lenguaje de luces en vehículos autónomos de Ford

 

 

Para garantizar que las pruebas fueran lo más realistas y naturales posibles, la empresa creó el "Human Car Seat" que instaló dentro de una Ford Transit Connect, diseñado para que pareciera un vehículo autónomo, con el conductor oculto en el asiento, los observadores respondieron ante las luces que la barra montada en el techo lanzaba en blanco, púrpura y turquesa para indicar cuando el vehículo estaba circulando, a punto de ponerse en marcha o de ceder el paso.

 

Los investigadores ampliaron las pruebas para comprobar la eficacia de otros dos colores, además del blanco, probaron también la ubicación de las luces en el techo (en las pruebas de Estados Unidos se colocaron en la parte superior del parabrisas). Por último, realizaron indicaciones desde más lejos, utilizando las luces hasta 500 metros de distancia.

 

Las pruebas mostraron que el 60 por ciento de las 173 personas encuestadas después de encontrarse con la Transit Connect pensaban que se trataba de un vehículo autónomo. Junto con las reacciones observadas de otras mil 600 personas, el turquesa -más visible que el blanco y menos confundible con el rojo- resultó ser el color preferido.

 

 

También hubo un alto nivel de aceptación y confianza en las señales, proporcionando una base a partir de la cual los investigadores pueden desarrollar y perfeccionar el lenguaje visual.

 

En pruebas separadas realizadas por Ford junto con la empresa de iluminación y electrónica de automoción HELLA, los investigadores probaron otras ubicaciones para estas luces, como la parrilla y los faros, aunque no se concluyó en una ubicación preferente.

 

Nos interesa tu opinión:

  • ¿Qué te parece la idea de Ford?
  • ¿Crees que el lenguaje de luces sea una solución?

Comenta: