parentesis.com/

Mazda MX-30 e-Skyactiv R-EV: motor a gasolina y motor eléctrico en armonía para que no te preocupes por saber si tienes pila para llegar


Mazda ha revelado el regreso del motor rotativo a sus autos, pero ahora en forma de cargador a bordo del mismo auto.

por: Mauricio Juarez Mauricio Juarez

portada de nota
Empeña tu auto sin tener que dejarlo

Mazda se hizo famosa por usar motores rotativos en muchos de sus autos durante años, especialmente en deportivos como el RX-7 y RX-8 o en el galardonado 787B de carreras que ganó las 24 Horas de Le Mans en 1991. Sin embargo, desde hace mucho, abandonaron el uso de una pieza clave de su historia. Al menos hasta hoy, cuando nos presentan al Mazda MX-30 e-Skyativ R-EV.

Gasolina o electricidad, o ambos...

El MX-30 e-Skyactive R-EV funciona como un híbrido en serie, eso quiere decir que su tren motriz se compone de un motor a combustión, que en este caso es el motor rotativo (Wankel) de 830 cc y que solo genera 74 hp, un motor eléctrico de 170 hp y una batería de 17.8 kWh.

Lo interesante aquí es que el motor a gasolina solo tiene la función de mover un generador eléctrico que le dará poder a la batería y nada más. Jamás será el encargado de mover directamente la transmisión y ruedas, solo generar electricidad. La energía que produzca será tomada por la batería y después enviada al motor eléctrico, que se encargará completamente de mover el auto.

Con esto Mazda planea ofrecer consumos de más de 25 km/l en modo híbrido, mientras que en carretera ya calculan unos 80 km de autonomía en modo eléctrico, así como unos 115 km en este mismo modo, pero en ciudad.

Cabe destacar que el MX-30 e-Skyactiv R-EV puede hacer el 0-100 km/h en 9.1 segundos y llegar solo a 140 km/h como velocidad punta. Para cargarlo basta enchufarlo a un cargador para autos eléctricos y acorde a su poder puede pasar del 20% al 80% de carga entre 25 a 90 minutos. También puede bastar con llenar su tanque de 50 litros de gasolina y activar el modo "charge", mismo que hará que el motor cargue la batería, o bien llevándolo en modo híbrido para que dé carga cuando se necesite, pero priorizando el rodar con el motor a combustión apagado.

A nivel diseño sus únicos cambios se ubican en unos emblemas especiales en los costados y parte trasera del auto, además del diseño de rines, fuera de ello sigue las mismas formas y equipo de un MX-30 eléctrico. Con asistentes avanzados a la conducción, interior con materiales reciclados, de corte minimalista, luces LED, iluminación interior, sistema de infoentretenimiento con Apple CarPlay y Android Auto, navegación, A/C automático, entre muchos otros.

Mazda no ha comunicado nada sobre su posible disponibilidad en México a futuro.

Comenta:

separador de nota