parentesis.com/

Un celular que se carga con orina


Un grupo de científicos ingleses están explorando la manera más ecológica de generar energía para que nunca nos quedemos sin pila en el celular: a través de la orina. Posiblemente los teléfonos ahora tengan que cargarse en el baño.

por: Carlos Peña Carlos Peña

portada de nota
precios de venta

Una vez más el tema de la escasez de batería en nuestra vida diaria es objeto de investigaciones e ideas innovadoras por parte de científicos. Sólo que en esta ocasión el proyecto podría generar opiniones muy divididas.

 

Imagina poder cargar tu celular con un recurso que nunca se agote, que sin importar las condiciones del clima o de tu ubicación siempre tengas la opción de darle más vida a la batería del teléfono. Un grupo de científicos británicos parece no haber escatimado en posibilidades ante esta situación, de ahí que encontraran la manera de generar energía con orina. Ponte a pensar en ello por un segundo, en ese caso solamente tendrías que preocuparte por estar bien hidratado, además es una forma de preservar los recursos del planeta.

El hallazgo se debe a que los investigadores de la Universidad de Bristol y del laboratorio de Robótica de Bristol, en Inglaterra, usaron celdas de combustible biológicas para convertir desechos en electricidad. El resultado fue un aumento de batería en un smartphone Samsung. Al final la energía recolectada fue suficiente para hacer una llamada, mandar mensajes y navegar en internet.

 

Suena demasiado simple, pero en realidad para ello fue necesario cultivar bacterias en ánodos de fibras de carbono, que después fueron colocadas en cilindros de cerámica. Posteriormente estas bacterias rompieron los componentes químicos en la orina que pasó por los cilindros, lo cual generó electricidad.

 

“Lo mejor de esta fuente de combustible reside en que no depende de la errática naturaleza del viento o del sol. Estamos realmente reduciendo desechos para crear energía. Un producto del que podemos estar seguros que siempre tendremos reservas es nuestra propia orina”, declaró Ioannis Ieropoulos, uno de los investigadores involucrados en el proyecto, a la agencia AFP.

 

Imagen de: The Independent

 

Por ahora estas celdas tienen el tamaño de la batería de un auto, pero con el debido trabajo e investigación, se podría encontrar la manera de reducir su volumen y forma, al grado en que se convierta en un dispositivo cómodo y útil. De acuerdo con Ieropoulos, el producto de desecho definitivo es lo más ecológico a lo que se puede aspirar en la generación de energía. Y aunque en realidad la idea no es del todo nueva, ya que en el pasado se hizo funcionar un automóvil con excremento humano y desperdicio orgánico, sí es la primera vez que se aterriza al uso de dispositivos tecnológicos de la vida cotidiana, como los celulares.

 

Así que crucemos los dedos, porque de perfeccionar la técnica y poder comercializarse, en un futuro más que preocuparnos por siempre traer el cargador y encontrar enchufes, sólo tendríamos que pensar en mantenernos hidratados todo el día. 

 

Con información de: BBC

Comenta:

separador de nota