El iPhone es culpa de Microsoft

Junio 21, 2017

por: Dani Barrera

Un ejecutivo de Microsoft presumía tanto de su tecnología, que llevó al fundador de Apple al límite y a crear el iPhone.

 

Chicos, ésta es la historia de cómo nació el iPhone. Todo empezó porque Steve Jobs odiaba a un ejecutivo de Microsoft, quien se dice era esposo de una amiga de la esposa de Jobs.

 

"Cada vez que Steve interactuaba con este tipo, regresaba enojadísimo", recordó Scott Forstall, quien encabezó la división de iOS bajo las órdenes de Jobs.

 

Según su anécdota, la primera vez que el ejecutivo de Microsoft visitó la compañía, se paseó por las oficinas tratando de convencer a los desarrolladores de no renunciar a Apple.

 

Así, él presumía tanto, que llevó a Steve Jobs al límite: "Simplemente, le restregó en la cara la forma en la que dominarían el mundo con sus nuevas tablets y sus nuevas plumas. Un lunes llegó con un paquete de muestras y (la actitud de Steve) fue 'vamos a enseñarles cómo se hace realmente'".

 

Entre las principales críticas de Jobs a la tecnología de Microsoft destacan que se basaba en el toque resistivo y requería de un stylus: “No usas un stylus; nacimos con 10 de ellos”, dijo Forstall al citar a Jobs.

 

Entonces, el equipo de Jobs empezó a trabajar en un prototipo de una pantalla multitáctil: “En el momento que la veías, sabías que era el camino correcto”, agregó. 

 

De hecho, cuando el líder de Apple decidió hacer un teléfono, le preguntó a sus ingenieros: "¿Creen que podrían tomar la demo que estamos haciendo con la tablet y la pantalla multitáctil, y hacerla lo suficientemente pequeña para que quepa en el bolsillo?”.

 

“Regresamos con el equipo de diseño, lo tomaron y tallaron una esquina. Steve lo vio y dijo ‘pospongan la tablet, hagamos un teléfono’, y eso fue lo que hicimos”, recordó Forstall.

 

Y así, chicos, es como nació el iPhone. Gracias, Microsoft.

 

Nota relacionada: Así presentó Steve Jobs el primer iPhone (video)

Nos interesa tu opinión:

  • ¿Qué le agregarías a esta historia?
  • ¿Imaginabas otra historia?

Comenta: