parentesis.com/

Las impresiones en 3D también pueden ser muy dulces.


Lo de hoy es ir a pedirle a tu vecino que te imprima una taza de azúcar. Por lo menos en Los Ángeles, California, esto ya es posible.

por: Carlos Peña Carlos Peña

portada de nota
Empeña tu auto sin tener que dejarlo

Haciendo un recuento de las aportaciones que han tenido las impresoras 3D en el último año, nos encontramos con impresiones para mejorar el campo de la salud, el hogar, la estética, etcétera. Ahora toca el turno de una nueva categoría: comida.

 

Todo surge luego de que Liz y Kyle von Hasseln trataron te llevar su impresora 3D a un nuevo nivel. Con conocimientos y experiencia en arquitectura, este par desarrolló un proceso que les permitió diseñar, digitalmente moldear e imprimir extrañas figuras con azúcar.

 

Inspiradas por el deseo de imprimir un pastel de cumpleaños, el proyecto no resultó ser tan sencillo. Pero ahora, dos años después, han logrado crear algo espectacular. Su proceso utiliza un mezcla de agua y alcohol capa por capa para —de manera muy específica— humedecer y después moldear un sustrato de azúcar. En esencia funciona de la misma forma en que lo hace una impresora 3D cualquiera, sólo que ésta está optimizada para trabajar con azúcar y, como puedes observar en las imágenes, los resultados son bastante “dulces”.

 

Para echarle un vistazo a la galería de The Sugar Lab échale un vistazo a su sitio oficial. 

 

Con información de: Gizmodo

 

 

Comenta:

separador de nota