parentesis.com/

‘Ya no me siento a gusto en este mundo’: no seas un imbécil


El debut del director Macon Blair, producción original de Netflix, ganó el Gran Premio del Jurado en el Festival de Sundance.

por: Lalo Ortega Lalo Ortega

portada de nota
Empeña tu auto sin tener que dejarlo

 

Es comprensible sentir, a veces, que el mundo está lleno de malas personas: el tipo que cierra el paso en el tráfico, el cliente innecesariamente grosero, el troll de Internet que suelta spoilers de una serie, el vecino que no levanta su basura...

 

En el mundo creado por el director debutante Macon Blair, Ruth Kimke (Melanie Lynskey) es una depresiva asistente de enfermería, quien representa el reflejo de ese sentimiento. Luego de un día particularmente malo, la gota que derrama el vaso es cuando llega a casa y encuentra que ha sido robada.

 

Al sentir que es ignorada por la policía, decide hacer lo que la mayoría sólo sueña: tomar el asunto en sus propias manos, a pesar de la ley, y recuperar sus pertenencias. Para ello, recluta a Tony (Elijah Wood), su extraño vecino con afición por el heavy metal, las artes marciales y las armas ninja.

 

A lo largo de hora y media, Blair deja a Ruth regodearse en su naciente misantropía. Su mirada cínica elige mostrar un mundo cuya redención es de lo más dudosa, y si alguna vez existió un ideal humano al cual aspirar, no parece quedar rastro de éste; los protagonistas, en cambio, deciden abrazar su desilusión con la sociedad, con resultados sorprendentemente graciosos, en un inicio.

 

 

Como es de esperarse, las cosas no son tan sencillas en Ya no me siento a gusto en este mundo (I Don’t Feel at Home in This World Anymore). Las pequeñas victorias que la pareja logra al principio, tienen un pie puesto en la comedia negra. Sin embargo, una vez que logran encontrarle la pista a quienes robaron la casa de Ruth, las cosas comienzan a tornarse mucho más serias y oscuras. Muchas acciones de los personajes hacia el final del filme son, efectivamente, dignas de todo desprecio humano.

 

Este radical cambio de tono puede provocar rechazo, pues Blair no logra que la transición sea tan sutil. La película se transforma en un auténtico thriller criminal hacia la segunda mitad, pero por fortuna, la interpretación de Lynskey es lo que mantiene la historia aterrizada para lograr un impacto emocional cercano. Es, después de todo, una mujer como nosotros en una situación extraordinaria.

 

Dado el contexto actual, el carácter mundano de la trama resulta de lo más relevante (lo cual pudo influir, o no, con que ganara el Gran Premio del Jurado en el Festival de Sundance). Aunque la producción de la película comenzó meses antes de las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos, Ya no me siento a gusto en este mundo puede leerse, incluso desde su complicado título, como un espejo de la incómoda transformación que atraviesa el mundo occidental.

 

Las vivencias y el sentir de la propia Ruth reflejan las experiencias de Macon Blair, quien en tiempos de intolerancia e individualismo, usa su película para enviar un mensaje contundente, pero necesario, a todo el mundo: "No seas un imbécil".

 


Ya no me siento a gusto en este mundo (I Don’t Feel at Home in This World Anymore)

Director: Macon Blair

Reparto principal: Melanie Lynskey, Elijah Wood, David Yow, Jane Levy y Devon Graye

Estreno: 24 de febrero de 2017

Plataforma: Netflix

Comenta:

separador de nota