parentesis.com/

Audi ayudará a explorar la Luna con el Lunar Quattro


Audi sigue con su preparación para viajar a la Luna y participa en Google Lunar XPRIZE.

por: Leslie González Kennedy Leslie González Kennedy

portada de nota

La marca de los cuatro aros pone toda su experiencia y conocimiento a disposición de los ingenieros que componen el equipo alemán de científicos que participa en el Google Lunar XPRIZE, una competencia internacional para llevar un vehículo no tripulado a la superficie de la Luna.

 

El proyecto de Audi se trata de un vehículo de construcción ultraligera con movilidad eléctrica y con conducción pilotada, junto con la tracción permanente en las cuatro ruedas es la gran aportación del desarrollo de Audi para esta competencia.

 

Para Audi se trata de un desafío completamente nuevo. La compañía alemana proporciona soporte técnico a un grupo de ingenieros alemanes establecidos en Berlín que están participando en el Google Lunar XPRIZE. Esta competición de viajes espaciales está organizada por ingenieros y empresas comerciales de todo el mundo, hay una dotación de premios en dinero de 30 millones de dólares para ser exactos. Audi apoya la expedición lunar con su experiencia, conocimientos y con el vehículo Audi Lunar quattro.

 

 

Pero, para poder ganar esta difícil competencia se necesita tener un equipo financiado al 90% por capital privado para poder ayudar a transportar el vehículo automatizado a la superficie lunar. Las reglas son muy claras y establecen que el vehículo lunar tiene que ser capaz de desplazarse al menos hasta una distancia mínima de medio kilómetro sobre la Luna, y transmitir imágenes de alta resolución y videos a la Tierra. Este vehículo lunar tiene que ser lanzado al espacio a finales de 2017, a bordo de un cohete que deberá recorrer 380,000 kilómetros hasta la Luna, este viaje durará cinco días y se estima que tendrá un costo aproximado de alrededor de 24 millones de euros.

 

El objetivo es muy claro, aterrizar en una zona al norte del ecuador lunar, cerca del punto en el que aterrizó, en 1972, la nave Apolo 17 en la última misión tripulada de la NASA a la Luna. Ahi, las temperaturas fluctúan enormemente hasta en unos 300 grados Celsius –si está brillando por completo el sol, las variaciones de temperatura son de hasta 120 grados Celsius, por la falta de atmósfera. Hasta para estas temperaturas debe de estar preparado el vehículo así que es vital la participación de la marca Audi para poder proporcionar tecnología y conocimientos sobre vehículos y, sobre todo, circular en el difícil terreno que lo hará. 

 

Para todo este desarrollo el equipo de científicos, junto con Audi, dan soporte en el cuartel general en Berlín y es importante resaltar que son los únicos participantes alemanes. Cabe mencionar que el prototipo de vehículo lunar es premiado con dos “Milestone”. Estos premios ayudan con una aportación económica de 750,000 dólares y fueron adjudicados por el jurado de la competencia –por el desarrollo del vehículo lunar y sus sistemas ópticos. El equipo alemán está continuamente avanzando en el desarrollo y puesta a punto del vehículo lunar, con diferentes programas de pruebas que se están llevando a cabo en distintas localidades, como los Alpes austríacos y Tenerife para buscar superficies difíciles de transitar.

 

La mayoría de los componentes del vehículo lunar están realizados en aluminio de alta resistencia y tienen un peso de 35 kilogramos. Pero, lo más importante es que con el desarrollo el peso se irá reduciendo mediante el uso del magnesio y modificaciones en el diseño, aunque el vehículo podría aumentar de tamaño. Cuenta con un panel solar orientable para capturar la luz del sol y la electricidad que genera para alimentar una batería de iones de litio que proporciona energía a los motores situados en los ejes de cada una de las cuatro ruedas, además pueden rotar de forma individual en 360 grados.

 

 

Aunque el tema no es velocidad, ya que la máxima teórica es de 3.6 km/h, pero lo más importante es poder hacer que el vehículo pueda avanzar sobre la irregular superficie de la Luna. La colaboración de Audi le da cualidades al vehículo para poder avanzar en el terreno de superficie irregular junto con la seguridad de los sistemas de navegación. Cuenta con dos cámaras estéreo que permiten obtener imágenes 3D detalladas y están montadas en una plataforma móvil situada en el frontal del vehículo. Tiene una tercera cámara que será utilizada para estudiar materiales y para generar imágenes panorámicas de alta resolución.

 

Todo el grupo de trabajo Audi proporciona soporte al equipo de científicos alemán que está compuesto por diez miembros procedentes de diferentes departamentos técnicos de la marca alemana. Además de su competencia en el diseño ligero aportan su competencia y experiencia en muchos otros campos, especialmente en lo referido al sistema quattro de tracción permanente en las cuatro ruedas y al sistema de propulsión eléctrica e-tron. Tienen que mejorar aún más las prestaciones mediante la introducción de mejoras adicionales en los motores eléctricos con componentes electrónicos y con las baterías.

 

Además, Audi proporciona asesoramiento en materia de pruebas y ensayos para asegurar la fiabilidad del vehículo. Se utilizan herramientas de alta tecnología junto con los especialistas del departamento de Calidad para estudiarán los elementos del Audi lunar quattro. Los motores y demás componentes eléctricos deberán soportar pruebas de estrés en cámaras climáticas y, en paralelo, Audi Concept Design continuará desarrollando la forma definitiva del vehículo lunar.

 

 

 

El Google Lunar XPRIZE comenzó con 34 equipos, y actualmente se mantienen 16. El equipo alemán de científicos que participa en este proyecto se creó a finales de 2008 por Robert Böhme, quien trabajó como consultor IT en Berlín. La mayoría de los miembros del grupo, son 70 personas que proceden de Alemania y Austria. Expertos de tres continentes apoyan al equipo, incluyendo al ex-dirigente de la NASA, Jack Crenshaw, desde Florida. Pero no solo Audi está apoyando a este grupo, ya que hay numerosos institutos de investigación y compañías de alta tecnología que están colaborando en este gran proyecto, como por ejemplo, NVIDIA, la Universidad Técnica de Berlín, el Space Forum austríaco (OeWF) y el Centro Aeroespacial Alemán

Comenta:

separador de nota