parentesis.com/

Reseña: Fitbit Charge 3


El Fitbit Charge 3 ofrece una experiencia de uso muy satisfactoria. Acá te contamos qué tal nos fue con el monitor estrella de la marca.

por: Roberto Guzmán Roberto Guzmán

portada de nota
Empeña tu auto sin tener que dejarlo

 

Uno de los grandes problemas de vivir en la Ciudad de México es que entre el trabajo, los eventos, salidas con los amigos, tránsito y demás actividades, el tiempo que tenemos disponible para hacer ejercicio es mínimo o prácticamente nulo. Fitbit es una de las marcas líderes en el mercado de los wearables, y este año lanzaron la nueva versión de uno de sus dispositivos más exitosos: el Charge 3.

 

Charge 3 es una banda que es catalogada como una de las mejores y más viables opciones dentro del mercado, misma que he probado por unos meses y aquí te contaré toda mi experiencia.

 

Más delgada, pero más potente

 

 

La Fitbit Charge 3 es la sucesora de la Charge 2, aunque son muy similares, hay algunas diferencias en el diseño que quiero platicarte. Primero, es más delgada y tiene 33% más pantalla, que en el uso día a día se valora bastante.

 

A pesar de que la pantalla sigue siendo monocromática, me parece de una muy buena calidad considerando que cuenta con tecnología OLED y es totalmente táctil, misma que cumple a la perfección cuando quieres ver información (hora, pasos, calorías, notificaciones, etc.), ya que en cualquier condición de luz, se ve muy bien.

 

Es totalmente sumergible, hasta 50 metros durante 30 minutos, además, otra de las innovaciones que tiene con respecto a su predecesora es en el costado izquierdo, donde encontramos un botón inductivo, que servirá para apagar/encender la pantalla, así como para retroceder entre los diferentes menús.

 

 

 

Todo en tu muñeca

 

 

Otra de las mejoras que tenemos en la nueva generación de Charge es que la pantalla; ahora es totalmente táctil, además de un rediseño en la interfaz que los usuarios agradecerán, ya que tendrán diferentes menús y configuraciones que podrán hacer desde su muñeca.

 

En la pantalla principal encontrarás el reloj, ritmo cardíaco y contador de pasos, pero podrás cambiar el aspecto de la misma desde la aplicación para smartphone, con lo cual, tendrás otro tipo de relojes, otro tipo de información y así, se adecúe mejor a las necesidades particulares de cada usuario.

 

 

Algo que me gusto mucho es que en cada menú encuentras diferentes tipos de opciones que te ayudarán a diversas actividades, por ejemplo: en el menú Ejercicio, tienes actividades como correr, ciclismo, natación, carrera en cinta, pesas, entre otras, y en cada actividad, podrás elegir un objetivo (distancia, tiempo o calorías), por lo que la actividad que realices se vuelve más interesante.

 

 

De igual manera, encontrarás otro tipo de opciones, como relax, que consiste en ejercicios de respiración para regular tu ritmo cardíaco, cronómetro, alarmas e incluso el estado del tiempo.

 

 

Batería, sin problemas

 

 

Un tema central en la Fitbit Charge 3 es su autonomía. Y es que en el caso de su predecesor, la compañía aseguraba una vida útil de hasta 5 días, y con la nueva versión han colocado la vara más alta, ofreciendo hasta 7 días de autonomía y lo mejor es que... ¡es verdad!

 

Usando la Fitbit Charge 3, con Bluetooth y notificaciones activadas, así como el brillo al máximo, logré completar 7 días y medio sin ningún tipo de problema; lo que convierte a la batería en una de sus principales ventajas. Creo que es de lo mejor que vas a encontrar en el mercado.

 

Imagínate, a lo largo del mes, únicamente tienes que cargar 4 veces la Charge 3 (misma que se carga totalmente en 90 minutos aprox.) y, si consideramos que el cable de alimentación no es tan fácil de conseguir, es un peso de encima, ya que no tendrás que estar preocupado porque te vayas a quedar sin pila y el cable lo podrás dejar tranquilamente en tu casa u oficina.

 

 

Espera, voy a leer unos mensajes

 

 

La llegada de las notificaciones de algunas aplicaciones a la Charge 3 me emocionó bastante, ya que no estamos acostumbrados a que este tipo de dispositivos las ofrezcan, y para ser la primera vez que se implementan en la familia, me parece que van por buen camino, pero definitivamente tienen bastante por mejorar.

 

En algunos casos, las notificaciones llegan desfasadas, entre 1 y hasta 7 minutos de diferencia, por lo que no es tan útil la funcionalidad. Las llamadas también llegan y puedes contestarlas, pero no puedes hablar directamente en la banda y finalmente, puedes responder mensajes desde la Charge 3 (sólo usuarios Android), pero la manera en la que los lees es un poco incómodo, ya que muestran poca información y las letras son muy pequeñas. Al final, no usé las notificaciones para nada.

 

Aprovecho para mencionar que la manera de colocar y quitar las correas en la Fitbit Charge 3 es super fácil, solo tienes que presionar un botón en la parte de atrás y con eso podrás quitarlas, y colocarlas en los extremos para poder ponerlas y no tendrás ningún problema.

 

 

Aquí voy a tocar dos puntos que no me encantaron y podrían mejorar para la siguiente generación. El tema de la sincronización y el tema del cargador, y es que si tengo que encontrar peros en la Fitbit Charge 3 son estas dos.

 

Primero, cuando dejas de sincronizar tu Fitbit por unos días, y lo vuelves a conectar a tu smartphone, tarda casi una hora en pasar toda la información de un dispositivo a otro, lo que se me hace un poco tardado, por lo que recomiendo que no desconectes por varios días la Charge 3.

 

Finalmente, en la parte trasera encontramos los pines para poder cargar el dispositivo, y desde mi punto de vista es una decisión arriesgada, ya que no es sencillo encontrar cables que tengan esas entradas, por lo que cuando se acabe la pila y no tengas el cable a la mano, no habrá manera de poder cargar la banda.

 

 

Conclusiones

 

Puedo decirte que la Fitbit Charge 3 es una de las mejores bandas de monitoreo que hay en el mercado, además, cuenta con agregados que la hacen muy atractiva para muchos usuarios que no piensan en tener un smartwatch, pero si disfrutan las características que ofrecen, como las notificaciones.

 

La autonomía, el diseño, y la pantalla son los puntos más sólidos de la banda, mientras que el tema del cargador y la sincronización son las características que faltan por pulir, pero que no afectan prácticamente en nada la experiencia del usuario.

Comenta:

separador de nota